Una monja argentina que vive en un convento en España generó un escándalo nacional al afirmar en un programa de televisión que María no fue virgen. Sus dichos fueron inmediatamente desautorizados por el obispado al que pertenece su congregación.

Se trata de Lucía Caram, una monja dominica contemplativa nacida en Tucumán. En una entrevista en el programa “Chester in love” emitido el domingo pasado, Lucía dijo que ella cree que “María estaba enamorada de José” y que ellos “eran una pareja normal”. “Y que lo normal era tener sexo”, dijo.

“Cuando se bendice tanto desde la Iglesia el matrimonio y el tener hijos entiendo que sea muy difícil asumir la virginidad, que te crean ese cuento”, dijo.

La monja subrayó que la Iglesia durante mucho tiempo consideraba el sexo “sucio y oculto. Era la negación de lo que yo creo es una bendición”.

Caram reside en un convento de las dominicas en Manresa, Barcelona. Es una monja popular en redes sociales (su cuenta de Twitter personal tiene casi 200 mil seguidores), y no es la primera vez que genera revuelo: en una entrevista dijo que la expresidenta Cristina Kirchner era una “desequilibrada”, por lo que fue ampliamente criticada por el kirchnerismo.

En esta ocasión, la monja pidió que la Iglesia haga “una puesta al día de nuestro mensaje” ya que “el placer no es malo. Lo que se tendría que condenar es cuando hay un placer utilitarista del otro”.

A su juicio, en la Iglesia “tiene que haber una revolución y empieza a haber una revolución. Las iglesias están vacías. El mensaje no tiene credibilidad. El único mandamiento es amarás con todas las fuerzas y lo único que hemos hecho es limitarlo, minimizarlo y quedarnos en tonterías”.

Por su parte, el obispado lamentó “la confusión que hayan podido crear en el pueblo fiel” las declaraciones de la monja, y desacreditó sus opiniones.

Caram respondió en un comunicado que “si alguien se sintió ofendido, pido disculpas” y se reafirmó en que “quise manifestar que no me escandalizaría si (María) hubiera tenido una relación de pareja con José su esposo”.

Además, denunció que recibió amenazas de muerte por sus dichos: “Me preocupa la lectura fragmentada, ideológica y perversa que algunos martillos de herejes, sedientos de venganza y animado por el odio, han hecho llenando de calumnias, amenazas serias, incluso a mi vida, en diversos medios”.